martes, 11 de febrero de 2014

Una sola mirada.

"... fue al mirarle a los ojos cuando me dí cuenta. El iris le había cambiado de color y la profundidad de sus pupilas se confundía con el gris de su presencia. Quizá fuera el reflejo de los fluorescentes de aquel pasillo o puede que realmente algo ya no fuese igual. Hablaba del principio de su incertidumbre con total seguridad, dándole un nuevo significado a todo aquello que sabía desconocer. Se dedicaba a moldear la realidad para adaptarla a sus ideas, intentando comprender como son el resto antes de ver quién era él. P
erteneciendo a un cuerpo que no sabe dónde está ni por dónde empezar a buscarse, incapaz de empatizar 'con' o de enfatizar 'el'. Sin que
 culpables de ello fueran: las rémoras o el prejuicio, el miedo o el precio, las nieblas o el solsticio "

_________

De cómo el azul se vuelve gris y de por qué se inunda el vacío de intranquilidad.
De cómo el ser diferente no implica incompatibilidad sino todo lo contrario.
De cómo lo insignificante puede acabar condicionando en parte una vida.




Pablo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario