jueves, 3 de noviembre de 2011

Dos veces consecutivas.

El viento habla con las ramas del árbol que crece en mi balcón para que me despierte. Ha tirado las macetas y se ha aliado con la persiana para que pueda entrar el frío. Ya da igual cuánta ropa me ponga, porque ha conseguido congelar algo que la noche había escarchado. 

Hoy sé que para que entre en calor he de exponerme a la realidad sin limitaciones ni excesos. 

Pero es esta lluvia gris la que me impide avanzar. Juega con las ruedas de los coches y me acaba empapando por no ir atento, me mete el pelo en los ojos para que me choque con todo y hago patinaje artístico en mi portal aun habiendo saludado al felpudo.

Sé que llegará la lluvia encarnada, esa que no moja y que purifica
Que completa.


Para que no se quede sólo en intentos. 
Para que no sean sólo propósitos.
Para que no sean sólo palabras.
Para que por fin lo alcance.


Pablo.

________________________________

The black will be grey and the white will be grey, But the blues are still blue.



Y yo sigo siendo AZUL.

2 comentarios :

  1. A Aput nunca le gustó la lluvia. :)
    Me encanta esa canción de Morrissey.

    ResponderEliminar
  2. Descubrí tu blog a través de Zeta, hace algún tiempo. Una entrada sobre la familia me hizo volver por aquí a menudo; encontrar palabras sobre aquel tema nunca me pareció sencillo y tú describiste algo bastante común y complejo tan claramente que me impresionó.
    Sigue siendo azul, o del color que quieras. Yo seguiré pasando ;)

    ResponderEliminar