jueves, 22 de septiembre de 2011

Recovery boot.

Sé que sería capaz de enamorarme una y otra vez si me la tocaras al oído. 

Sé que podría poner todas mis fuerzas en tí.
Glósoli.



Para que que tus labios me nombrasen. 
Para que tú me completases. 
Para fundirnos en uno.
Saeglopur.



Podríamos rejuvenecer siempre que quisiéramos. 
O nunca envejecer. 


Eso lo dejo a tu elección.


Hoppípolla.


Porque allí donde vamos no existen las mismas reglas.
Todo es intrínsecamente necesario.

Nada carece de significado.
Nada queda deteriorado.

Porque se alimenta a diario.
De las las letras y las páginas que nunca se publican.
Desde lo más intenso y verdadero.
Solo hay una manera de sanar. 
Y es por medio de la Paz.

___________________________


Pablo.

4 comentarios :

  1. es preciosa, y perfecta, no me puede gustar más.

    ResponderEliminar
  2. Cuando se da la opción de que los lectores comenten de forma anónima, luego no te puedes enfadar porque lo hagan, es tan fácil como eliminar esa opción.
    Y leyéndote llego a la conclusión de que has amado mas y mejor cuando has perdido que cuando debías haberlo hecho. Quedarse de brazos cruzados nunca es la solución, y llorar y lamentarse tampoco.
    Tus escritos están mas llenos de amor y pasión ahora que hace meses, eso si tus descripciones físicas sobre ella no tienen desperdicio..

    ResponderEliminar
  3. Doy la opción de comentar anónimamente porque no estoy a favor de la censura, y porque es la única manera que tienen algunos de poder expresarse libremente al carecer de cuenta el Blogger.

    Simplemente mi opinión acerca de ello es que se puede firmar el Anónimo. Con un nombre, una palabra, un apodo. Porque sale de alguien con un nombre. El que tus padres te pusieran o el sobrenombre que quieras utilizar. (Esto siempre y cuando no se pierda el respeto, entonces el anónimo es arma de doble filo y síntoma de cobardía.)

    Podría escribir una entrada contestándote, pero no lo voy a hacer. Porque ya perdí los papeles en una ocasión, y ya no más.

    Sólo te voy a decir una cosa:

    A amar se aprende, no se nace sabiendo. Y yo he aprendido con el tiempo.

    La distancia lo hizo más fuerte, pero no más puro. Eso es algo que nadie puede dudar. Porque está escrito y cualquiera puede verlo.

    Nunca me he quedado de brazos cruzados, lo he intentado de todas las maneras, de eso no me cabe la menor duda. Pero no se puede. Ella me mira de manera distinta y quiere algo que yo a día de hoy no le puedo dar. (Camús dixit)

    Sería maravilloso que los dos sintiésemos lo mismo, yo lo he dicho miles de veces... Pero la realidad es otra y me tengo que atener a ella.

    Nunca fue físico. Por lo que mis descripciones no fueron principalmente físicas y siempre fueron más allá de todo eso. La pasión ha sido la misma, porque he sido así desde un momento determinado. Definitivamente no en 24, pero sí un mes y medio después. Y es con eso con lo que vivo.

    LLoro y me lamento por la pérdida. No tengo ningún problema en reconocerlo. Pero no, ahí yerras. No me he quedado de brazos cruzados, de hecho la he cagado por hacer más de la cuenta, con comentarios y actitudes.

    Escribo desde el corazón y con el corazón.
    No tiene más.
    Puede que no piense antes de actuar, pero actúo.

    Pablo.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que firmes como Pablo, jo que bien todo Ap.

    Tengo ganas de verte de nuevo y respecto a tu blog... ya lo sabes todo, crece crece y crece. Y también mi admiración

    ResponderEliminar