martes, 13 de septiembre de 2011

Aquel chico pasmado que no quería perderse entre la niebla.

No One Else.
"Se había propuesto convertir aquél solar en  lunar, o quizás en una bonita peca. Pero no iba a ser tarea fácil. Necesitaría echarle un pulso al cirujano y tener unos nervios de estaño, el hierro era menos maleable y se oxidaba con facilidad. Recorrió aquél rostro una vez más y luego dejó que pasaran sus notas musicales. Estas entraron con sus instrumentos y sus compases, sin mucho que decir pero sí con trabajo por hacer. La clave estaba en el Sol y  en el ritmo que escogieran.

El proyecto consistía en edificar un bosque; con sus raíces, ramas y hojas caídas. Usaron cuerdas como lianas y tablones sin barniz como andamio. Para el suelo decidieron llamar a la Dama de las Camelias y esta dejó caer unas cuantas magnolias aleatoriamente, porque nada debía dejarse al azar. Lo cubrieron todo con un cielo de sus ojos y se pusieron a pintar el verde las hojas.

Hacía demasiado silencio allí, y para que no fuese todo tan aburrido dejó secar la humedad para oír el crujido de los pasos y el rumor de los sentidos. Un río habría venido bien, así que improvisó una pequeña ribera Manzanos rojiblancos. En su nacimiento se encontraba una pequeña y tranquila cueva que se habían construido el Agua y el Tiempo para vivir. Aunque ahora estaba vacía siempre llovía dentro. El pequeño afluente daba brazadas para alcanzar el recodo y así poder descansar el los brazos del hijo.


No se es Madre si no por la razón del Hijo.


Pero era fuera donde se estaba sucediendo el acontecimiento de la Vida. 



Como la palma de una mano se fueron abriendo todas y cada una de ellas. Ofreciendo su ayuda.


Resbalaba el rocío por sus pétalos, y cayó una gota al suelo. Plic. Después otra. Ploc.
Y finalmente sucedió.


El niño que venía desde el amanecer bebió. Había tardado toda una noche en llegar y de esta manera consiguió revitalizarse. Había pasado por todas las incoherencias de la oscuridad acogido bajo la embriagadora presencia la Luna. Ella sabría guardar su secreto. Le ayudaría a crecer.


That means particular ways.

Aquel chico pasmado que no quería perderse entre la niebla supo entonces lo que tenía que hacer para ser un hombre. Y por nada del mundo se habría imaginado que fuese tan fácil."

3 comentarios :

  1. Lo de la madre y el hijo... es como lo del huevo y la gallina ;D
    Lo de la frase del final... supongo que es tan sencillo como aprender... querer aprender
    http://vimeo.com/27244727

    ResponderEliminar
  2. Sí, esa es la única manera. QUERER. :)
    Por eso no es tan difícil, sólo hay que poner de nuestra parte.

    ResponderEliminar
  3. Jo, me he quedado sin palabras. Menudo texto más bonito. Me ha encantado. Había una especie de conexión entre las palabras, una rima extraña, que no se percibía. O a lo mejor me lo he imaginado yo sola, pero me ha gustado, me ha gustado mogollón. Así que he venido para quedarme, porque lo que escribes realmente merece la pena.

    Mi frase favorita: "El niño que venía desde el amanecer bebió". Llámame simple si quieres, porque de frases hermosas está lleno el texto, pero ésta en especial me ha llegado y no sé por qué (y eso que no me gustan los niños, jeje).

    GENIAL.

    KiSSeS! ^^

    PD: Y yo que venía a decirte que me había encantado tu comentario en el blog de "She Never Yawns"...

    ResponderEliminar