sábado, 16 de octubre de 2010

De las intendencias y el entendimiento.

La lanza del destino se clava tanto en el pecho de los justos como en el de los infames.

Es así como la trayectoria seguida cobra su sentido. Guiada por el brazo del maestro,  echa a volar en cuanto siente que está preparada. Sin que ni yo ni nadie pueda hacer nada  por impedir que llegue al binding-site . Es entonces cuando te das cuenta de en qué manera tus actos no están programados para un fin, si no que tu vida te ha sido impuesta por otros (tus padres) para que tú la moldees. Aún así hay cosas que no puedes controlar, como que después de la noche se suceda el día, o que la marea tenga que bajar para volver a subir. Y no son únicamente estos procesos los que no dependen de uno mismo. Entonces estaría siendo muy poco objetivo y bastante demagogo (que suelo serlo, la verdad....).

No, hablo de interacciones involuntarias, de las que no hemos decido participar, y que únicamente son explicables a través de muchas coincidencias y muchas decisiones no-tomadas. En el momento en el que el futuro se vuelve pasado y el presente ya no es presente. ¿Qué hubiera sido de mí si...? FUTURIBLES imprevisibles.

______

"-Recuerda, hijo, únicamente tus actos sean los que te lleven a ser grande. Y es cierto que por el camino puede que te asalten los imprevistos... 

-(...)

-Pero, ¿qué es la vida si no el más grande de todos los imprevistos?"


3 comentarios :

  1. Hola! Fui (y me encantaría engañarme pensando que aún soy) muy amiga de tu hermano, cuando estaba en el cole. Le echo de menos.
    Por cierto, un gran blog, me gusta mucho mucho. Te sigo!

    ResponderEliminar
  2. A vces yo tmb pienso hasta q punto somos nuestras decisiones más q nuestras no-decisiones...
    ¿Qué pasaría si...? Definitely Maybe. =)

    ResponderEliminar
  3. Veeeeenga!
    "Pero, ¿qué es la vida si no el más grande de todos los imprevistos?"

    No me puede gustar más. Íncreible, toda en sí, me ha re-flipado.

    ResponderEliminar