lunes, 12 de julio de 2010

Oda a la nocturnidad.



"A medida que avanza la noche, nuestros recuerdos retroceden a posiciones defensivas. Se ensortijan y confunden, almacenándose en carpetas ocultas para el sistema. Esta vez no utilizaron sistema de compresión. Dado que el espacio es finito pero ilimitado, en algún momento se producirá una implosión, debido a que el cerebro se ha saturado a sí mismo. Empieza a pesarte la cabeza y notas la euforia recorriendo tus venas y arterias. Es el líquido infernal. LIQUID SNAKE. Se arremolina las ideas, has sentidos los impulsos primigenios, y te has sorprendido de las incoherencias. Por la noche todo es una jungla, donde eres depredador y presa. Animales y plantas de hierro, acero, y hojalata. Luces que iluminan el camino a casa y una serpiente subterránea que se va a dormir demasiado pronto. Y nunca se convierte en demasiado tarde. No vuelvas cuando la luz primer motor de todo haya obligado a las luces artificiales a desaparecer. "


Porque: "el mañana, nunca llega a suceder."




Finalmente, cuando tomas la postura del horizonte, la implosión se convierte en explosión. Y todo se confunde. Me pregunto de qué partículas están compuestos los sueños, y de qué energía se alimentan.


-Take this chance, and turn it to a change

1 comentario :

  1. Bueno, decía Shakespeare que estamos hechos del mismo material que los sueños, pero nunca dijo que material era ese.

    Nunca me había preguntado de qué energía se alimentan, pero eso sí cada día me doy más cuenta de cuantas cosas me quedan por aprender y experimentar.

    Impulsos.

    ResponderEliminar