miércoles, 7 de abril de 2010

Destellos, prólogo.



¿Cuántas veces hemos sentido eso de "Sí, estoy aquí, pero no pertenezco a este sitio"?¿Cuántas veces hemos visto una mirada de indiferencia que nos ha partido el alma? Mucho peor es cuando no llegan nunca; pero esas solo son momentáneas, luego te das cuenta que no la mereciste porque no te merecían. Siento un profundo desprecio por la endogamia, y me refiero a nivel social. Todas las personas que no te dejan entrar en sus vidas y a las que no niegas el saludo porque son tus semejantes. No hablo de un instinto de supervivencia de la especie y de relación con congéneres, sabemos que somos seres sociales por naturaleza. Aún así, queda más que demostrado que los seres humanos tenemos una capacidad inherente que nos hace poder sobreponernos a cualquier instinto, del tipo que sea.

(Siento tener que ponerme pesado y filosófico, pero es necesario para lo que viene después. Mis conocimientos sobre estos temas en ningún caso son absolutos, he leído filosofía, y me gusta, pero no soy ningún erudito y no me muevo en un círculo intelectual ni mucho menos. )

Volviendo al tema y dejando las cosas claras. Durante el proceso evolutivo, el ser humano se separó del resto de los seres al adquirir la RACIONALIDAD. Ciertamente fisico-químicamente somos muy parecidos todos los animales y plantas, pero hay algo que nos diferencia del resto, y esto es algo de lo que todos nos hemos dado cuenta en algún momento de nuestra vida. Este momento de desligación se produjo cuando el primer SER HUMANO se dió cuenta de su propia realidad, de su entorno y se dió cuenta de que existen dos tipos de procesos, los que podemos controlar en menor o mayor medida, y los que no podemos controlar de los que tenemos la necesidad de estudiar y poner nombre. Este es mi modo de ver la realidad, la vida no se reduce solamente a vivirla, hay que tratar de conocerla al máximo. Repito, es mi modo de ver cómo interactúa el ser humano con el medio y cómo actúo. Mediante un proceso lógico cualquiera que me lea es capaz de entender porqué estoy estudiando Biología. Bien, volviendo a RAZÓN; es la Razón la que nos da intrínsecamente la LIBERTAD, y es a esta última a la que quería llegar. Tenemos la oportunidad de conocer si lo que hacemos está bien o mal, siguiendo un código ético-moral que nos ha sido dado en la educación. Conociendo lo que está bien y mal, que ya es mucho, podemos obrar mal de manera voluntaria, al igual que bien. Personalmente creo firmemente que las personas nacen buenas por naturaleza y que tienden al bien, pero la educación lo es todo. Cada interacción con un semejante te enseña, y no hablo de MASS-MEDIA ni de escuelas. Empezando por FAMILIA. Por eso odio la endogamia. Cuanto más conozcas más cerca estarás de obrar bien. Por eso odio la pérdida del interés por el mundo, y entregarse a los placeres por puro hedonismo, y por eso odio la pérdida de la esperanza. Y esto último no sabría cómo explicarlo realmente. No estoy negando el placer, estoy afirmando algo de los que todos en muchas ocasiones simplemente decimos "-Buah, paso de rayarme la cabeza, si eso no me va a servir para NADA." Cuando en el fondo del corazón sabemos que eso nos va a servir para el TODO.

No es necesario aburrir más, quedó claro que lo que empieza ahora son muchas cosas en una misma historia. No doy pistas. Quien tenga ojos que "lea", y quién tenga razón, entienda.

1 comentario :

  1. Que nos diferenciamos del resto de los seres vivos es presisamente porque un día nos dimos cuenta de nosotros mismos.
    He ahí la cuestión.
    No basta con tener la racionalidad, es darse cuenta de que la tienes. Eso me gusta.

    Porque podemos sobreponernos a cualquier instinto. Y es verdad.
    Y eso es algo fascinante.
    Como nosotros si podemos.
    Superar las ganas de comer por comer, la lujuria, control.

    Esas discusiones a dos con los demás intentando que vean con el OJO de dentro.

    Qué la razón no está reñida con la fé. Porque somos biólogos de oficio, filósofos de espíritu. Porque no usamos a Dios como justificación de nada, ni como consuelo de todo.
    No le usamos.
    Le "estamos".


    Porque me encanta discutir con el resto de esto.
    En el césped, con una birra en mano.

    ...y no paro de oír Moby.

    ResponderEliminar